miércoles, 12 de febrero de 2014

Malas ideas

Un día, tienes una mala idea, y sin saber porque la llevas acabo sin pensar en las consecuencias. De repente te das cuenta, que por culpa de llevar acabo esa estúpida idea, pierdas a personas de tu vida, personas que querías con todo tu corazón, pero claro, tú no pensaste en las consecuencias.
Todas las noches, te acuestas, llorando y mirando fotos de la persona, a la que por ser un gilipollas, as perdido, y no dejas de odiarte y odiarte a cada segundo que pasa, pero lo peor es saber que no puedes hacer nada para que esa persona vuelva a tu vida, se ha ido, y posiblemente para siempre. 
Y tu te preguntas ¿que cojones puedo hacer? le llamas, le envías mensajes, pero nada, no quiere volver a tu vida, y te empiezas a odiar mas y otra vez te vuelves a preguntar ¿por qué? ¿por qué coño no pensé las consecuencias? ¿Por qué lleve acabo esa estúpida idea? Pero no obtienes respuesta, por mas que rebusques en tu interior, ninguna respuesta hace intento de salir a la luz.
No sabes que hacer, y solo puedes preguntarte si volverá a tu vida y si no lo hace te preguntas ¿lo superaré? la gente te dirá que por supuesto, pero tu dolor es tan grande ahora mismo, que piensas que jamás vas a salir de ese oscuro pozo. 
Te sientes perdido, como si estuvieras en un desierto, y el agua fuera la persona que has perdido, pero nunca volverá, nunca saciara tu sed...o eso piensas, pero realmente no sabes que va a pasar, por ahora, solo puedes llorar en tu habitación, tapándote con una almohada para tu madre no te escuche y rezando por superarlo de una vez por todas.

Así que si tu, querido lector, has cometido alguna gilipollez, entiendo como te sientes o como te has sentido. Por el contrario, si tu, querido lector, no has cometido ninguna gilipollez que te haya dejado en cama llorando durante semana, te aconsejo que pienses todas las decisiones que vas a tomar.

Atentamente: Jose Maria

No hay comentarios:

Publicar un comentario